Lo que en un momento nos parece perfecto, con el paso del tiempo, puede no serlo. Quizá entendamos que no era tan perfecto, y aunque lo hemos perdido, nadie dice que no podamos volver a encontrarlo, o incluso encontrar algo mejor.


Seguidores

domingo, 6 de febrero de 2011

diferentes

¿Cómo podría existir el día sin la noche? ¿Cómo podrías notar el calor si no existiera el frío? ¿Qué me dices de la oscuridad sin la luz? ¿Cómo podrías, aunque solo fuera por un momento, experimentar la felicidad, si nunca en toda tu vida hubieras sentido el dolor, o el sufrimiento? Nada de eso podría existir sin su contrario. Éso es lo que me convence de que esta vez sí que funcionará. Simplemente poque es mi opuesto. Siempre se dice eso de que “los polos opuestos se atraen”. Bueno, eso no es cierto del todo. No solo se atraen, sino que se necesitan. Un polo no puede existir sin el otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario